www.ifpilatina.org @ 2014  Todos los derechos reservados

COMUNICADO DE PRENSA

 

UN ESTUDIO DE MERCADO ENCARGADO POR LA IFPI DESTACA EL PAPEL DESEMPEÑADO POR LAS SUSCRIPCIONES DE PAGO, LOS TELÉFONOS MÓVILES, LOS AFICIONADOS MÁS JÓVENES Y EL STREAMING DE VIDEO

El Music Consumer Insight Report 2016 es un estudio elaborado por Ipsos en 13 países del mundo entero

 

Londres, 13 de septiembre de 2016 – La Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés) ha presentado hoy el Music Consumer Insight Report 2016, un informe mundial elaborado por la empresa de investigación de mercado Ipsos Connect, a pedido de la IFPI, para estudiar los hábitos de consumo de música en los trece mercados discográficos más importantes del mundo.

 

El estudio da a conocer los principales cambios producidos en el comportamiento de los consumidores de música y también proporciona datos valiosos sobre la llamada “brecha de valor”, una distorsión del mercado que actualmente es la mayor prioridad de la industria de la música y ocupa un lugar central en la agenda legislativa europea.

 

Aspectos destacados:

 

·        Crecen los servicios de streaming de audio con suscripciones de pago. El 71 por ciento de los usuarios de Internet de entre 16 y 64 años acceden a plataformas que ofrecen música autorizada. Los servicios de streaming de audio con suscripciones de pago son cada día más populares, sobre todo entre los usuarios menores de 25 años. Un tercio de los jóvenes de entre 16 y 24 años actualmente prefieren ese tipo de acceso.

 

·         YouTube es el servicio de música más utilizado en el mundo. El 82 por ciento de todas las personas que visitan YouTube usan la plataforma para ver videos de música. Los usuarios que acceden a YouTube para consumir canciones que conocen son más que los que lo hacen para descubrir novedades musicales.

 

·        Las infracciones a los derechos de autor siguen siendo un problema serio. Más de un tercio (35 por ciento) de los usuarios de Internet acceden a contenidos musicales ilegales. La piratería está adoptando nuevas formas, ya que la mitad (49 por ciento) de los jóvenes de entre 16 y 24 años descargan música a través de servicios de stream ripping (los cuales permiten convertir la música en línea a formato MP3).

 

·        Los jóvenes están muy implicados con la música. El 82 por ciento de los jóvenes de entre 13 y 15 años escuchan música a través de servicios legales y están dispuestos a pagar por los contenidos que consumen.

 

·        Los teléfonos inteligentes avanzan para reemplazar a las computadoras como dispositivo favorito para escuchar música, en especial en los países en desarrollo. Los usuarios de los servicios de streaming de audio con suscripciones de pago son más proclives a disfrutar de su música favorita en un teléfono inteligente.

 

En su comentario sobre el informe, Frances Moore, directora ejecutiva de la IFPI, manifestó:

 

“Este estudio trae muchas buenas noticias para la industria de la música: la modalidad del streaming ha revolucionado la experiencia de los aficionados, con un número creciente de usuarios que pagan por utilizar servicios de streaming de audio; los consumidores reconocen las ventajas de poder disfrutar de la música que quieren en dispositivos portátiles y avanzan cada vez más hacia el entorno de los teléfonos móviles, sobre todo en los mercados emergentes; y los jóvenes demuestran su fervor y su implicación con la música.

 

“Los sellos discográficos, junto con la inversión que realizan, son el motor de este cambio. Esa inversión es aún más importante en el entorno digital, ya que impulsa la creación de nuevos contenidos musicales y ayuda a los artistas a conectarse con sus fans.

 

“El estudio también aporta algunos datos valiosos sobre el debate en torno a la ‘brecha de valor’, el mayor problema que hoy día enfrenta el sector discográfico. Se hace hincapié en la posición dominante de YouTube entre los servicios de música, así como en el hecho de que los consumidores visitan el sitio principalmente para ver canciones conocidas en la modalidad ‘a la carta’. No obstante, YouTube se ampara en las disposiciones de ‘puerto seguro’ para no otorgar una remuneración justa a los artistas y a los productores, aunque dichos principios nunca fueron pensados para compañías que tienen una participación activa en la distribución y la puesta a disposición de música a un vasto público”.

 

Si desea leer todo el informe, haga clic aquí.*

 

Para acceder al texto completo del comentario que Frances Moore elaboró sobre el informe, haga clic aquí.*

 

En caso de que quiera contar con la mirada complementaria de David Price, director del equipo de Insight de la IFPI, haga clic aquí.*

 

*[Disponible solo en inglés]

 

- Fin - 

Para obtener mayor información, contáctese con Adrian Strain o con John Blewett, IFPI Londres Telf.  +44 (0)20 7878 7935 (oficina de prensa) o en América Latina y el Caribe con Javier Asensio, Director Regional jasensio@ifpi.org

 

Notas para los redactores:

 

Acerca de la IFPI

La IFPI es la organización que brega por los intereses de la industria discográfica internacional en todo el mundo. Cuenta con aproximadamente 1300 miembros, entre sellos internacionales e independientes, distribuidos en 60 países. También tiene grupos nacionales afiliados en 57 naciones. La misión de la IFPI es promover el valor de la música grabada, proteger los derechos de los productores discográficos y expandir los usos comerciales de la música grabada en todos los mercados donde operen sus miembros

 

Acerca del informe

El Music Consumer Insight Report 2016 está basado en un estudio realizado con usuarios de Internet de entre 16 y 64 años en los trece mercados discográficos más importantes del mundo (Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Alemania, España, Italia, Suecia, Australia, Japón, Corea del Sur, Brasil y México). En 2015, estos países representaban el 84 por ciento del mercado mundial de la música grabada (fuente: IFPI).

 

El estudio, que retoma trabajos similares llevados a cabo por Ipsos Connect en años anteriores, permite establecer patrones de crecimiento e identificar tendencias claves.